El Libro de la Vagina: ese gran descubrimiento de 2017.

Hace unos meses hubo un libro que se cruzó en mi camino, de hecho, llegó justo en el momento que debía y se le necesitaba. Mientras paseaba...

Hace unos meses hubo un libro que se cruzó en mi camino, de hecho, llegó justo en el momento que debía y se le necesitaba. Mientras paseaba por los expositores y las estanterías de la librería La Lumbre, que si no la conocéis ya estáis tardando en ir, mis ojos fueron atraídos por una portada de título y diseño llamativos: El Libro de la vagina saludaba desde una mesa. Desde entonces he aprendido mucho, me entiendo mejor, me he quitado miedos y, sobre todo, es como tener una ayuda constante cuando me surge alguna duda respecto a mi cuerpo.

Ahora sé que las mujeres nos desconocemos, a veces, un poco en cuanto a nuestra vagina se refiere, y a todo lo que la rodea y afecta. También sé que todas deberíamos contar con un libro como éste en nuestras bibliotecas personales, para conocernos y tener algo a lo que recurrir cuando las dudas nos asaltan y no tenemos cerca un doctor o doctora a quien preguntar. Aunque como las mismas autoras dicen, la medicina a veces nos ha dejado un poco de lado, por no hablar de cómo nos explican el funcionamiento de nuestros órganos sexuales en el colegio: rápido y centrándonos en la reproducción. 

Por todo esto que os comento quería haceros una reseña, un poco especial eso sí, de este libro. Primero porque a mí me ha resultado tremendamente beneficioso; y segundo, porque quizá algunas desconozcáis este tipo de libros y os pueden ser útiles, sobre todo si os da más vergüenza preguntar según qué cosas. Yo puedo decir que he preguntado siempre cualquier duda que me surgía a mis padres, ya fuera en el terreno sexual o no, y he recibido siempre una explicación coherente. No obstante, viendo y escuchando las relaciones en este ámbito de mis amigos con sus padres, sé que no suele ser lo más normal, lo cual siempre me ha dado un poco de tristeza, porque quién mejor para ayudarnos. Por otro lado, también es cierto que nuestros padres no tienen por qué saberlo todo, y para eso están médicos, sexólogos, etc., y este tipo de libros, por supuesto.
En concreto, El libro de la vagina está escrito por dos mujeres, Brochmann y Stokken, que estaban estudiando el último año de medicina cuando empezaron a redactarlo. Por eso, es un libro al que podemos recurrir con toda la seguridad del mundo. Además, usan un lenguaje sencillo y comprensible amenizado por ilustraciones informativas.

Lo recomiendo a todas las mujeres que como yo tengáis curiosidad por conoceros y para aquellas que alguna vez ante vuestro cuerpo os hayáis parado y os hayáis preguntado: ¿Qué me está pasando? ¿Qué hago ahora? ¿Dónde voy? ¿Soy rara? ¿Esto es normal? El Libro de la vagina os ayudará con todas esas preguntas, y otras muchas, os lo prometo. Conmigo lo hizo. De hecho, no sólo me sirvió a mí, le sirvió a mi pareja, que iba descubriendo cosas sobre la sexualidad y el cuerpo femenino que desconocía. Esto es importante. Una pareja formada, será una pareja más comprensiva, atenta y respetuosas con nosotras. ¡Hablad con vuestras parejas de vuestra vagina, vamos! (Y de cualquier cosa que os preocupe, claro).
Durante los meses que he ido leyendo este manual, he querido ir tranquilamente para enterarme bien, me he fijado más en las conversaciones sobre este tema, y no sólo yo, mi pareja también me ha retransmitido cosas que oía para darme la razón de que a veces estamos todos un poco perdidos. Yo la primera.

Os dejo algunos ejemplos de lo recabado:
-“Si se me olvida una píldora, ya no me la tomo, me espero al día siguiente y me tomo las dos juntas”.
-“Yo he pasado de ir al médico, me he comprado unas píldoras anticonceptivas por mi cuenta”.

Y también algunas preguntas que nos podemos hacer:
  •     ¿Sabéis si cualquier gel sirve para limpiar nuestra vagina? ¿O hay unos geles más adecuados que otros. 
  •     Si tomamos anticonceptivos orales, pero falla el método anticonceptivo por: olvido, rotura de preservativo, etc., ¿puedo tomar cualquier píldora del día después o son más recomendables unas u otras dependiendo de qué anticonceptivo tome regularmente?
 Si no sabéis muy bien responder a las preguntas, ni veis los errores en las frases escuchadas: El Libro de la vagina será vuestro mejor amigo.

Ahora me gustaría dar unas pequeñas pinceladas sobre los temas que se tratan, por si hay alguno que os pueda interesar en particular. Lo haré también con una especie de preguntas.
- ¿Sabéis que existen varios tipos de píldoras? Píldoras con estrógenos y progestágenos, píldoras con solo progestágenos, minipíldoras… Y a cada una de nosotras nos puede venir mejor o peor unas u otras. Por eso os recomiendo ir al médico, que os hagan unos análisis antes de tomarlas e informaros en qué se diferencian y cuáles os pueden ir mejor. No tengáis miedo porque una no funcione, hay muchas y distintas.
- ¿Sabéis que no sois raras si no alcanzáis el orgasmo vía penetración, verdad? ¿Sabéis que hay algunas posturas que nos ayudan a alcanzarlo más fácilmente?
- ¿Os han conquistado los hongos alguna vez la vagina? Relax, es más común de lo que parece. El libro os ayuda con todo ello.
- ¿Preocupadas por las enfermedades a las que estamos expuestas por tener vagina? Calma, encontraréis una explicación exhaustiva sobre cada una de ellas y sin palabras raras.
- No quiero tomar la píldora, pero quiero protegerme, ¿hay algo para mí? Claro que lo hay, y seguro qué mucho más de lo que piensas.
- ¿Preocupada por tu “primera vez”? Las autoras tienen un capítulo sobre el tema con el que te sentirás comprendida y aclararás tus dudas.
- ¿Sabías que el óvulo no es una cosa inmóvil que espera la llegada de los espermatozoides? Pero, adivina por qué siempre nos lo presentaron como el elemento pasivo…
- Tu ciclo menstrual: aprende sobre cada una de sus fases y conócete.


Podría seguir durante párrafos y párrafos explicando los temas que tocan en cada uno de sus capítulos, pero lo interesante es que los descubráis por vosotras mismas. Aunque… para convenceros un poco más, os dejaré algunas citas del libro sobre ciertos capítulos interesantes:

Mi “amigo” Freud y su consideración sobre las mujeres y nuestra sexualidad…
Según Freud, las mujeres debían acudir urgentemente a un psicólogo si obtenían placer al tocarse el clítoris o si, Dios no lo quisiera, no alcanzaban el orgasmo durante el coito vaginal con su marido. Por supuesto, para el hombre esto molaba: si la tía no se corría, no se debía a que él fuera malo en la cama: era que ella debía trabajar consigo misma. El hombre obtuvo la bendición oficial para ir a su bola, correrse y dar la espalda, satisfecho, a su pareja al apagar la luz. El placer de la mujer era responsabilidad de ella (Brochmann y Stokken 2017, 146).
Un lumbrera el hombre… Brochmann y Stokken os explican la verdad del asunto. Afortunadamente.

Algo sobre por qué es importante hablar de sexo con vuestra pareja y compartir las intimidades:
Resulta que las parejas que gozan de intimidad afectiva, que hablan de sus sentimientos, necesidades y expectativas, a la larga se sienten más satisfechas tanto con su relación como con su vida sexual. Al expresarse sin tapujos deseos y necesidades sexuales, se crea seguridad y satisfacción. Las parejas que hablan de sexo no solo se sienten más satisfechas, sino que también tienen más sexo (Brochmann y Stokken 2017, 125).
Ahí lo lleváis, apuntad ese párrafo bien.

Y por último, un tema MUY importante y horroroso al mismo tiempo: la mutilación femenina.
El tercer tipo de mutilación genital femenina es la que suele recibir más atención, ya que representa el cambio más radical. Se cosen los labios mayores de modo que solo quede un pequeño agujero en la abertura vaginal. A veces se amputan los labios menores y el clítoris en la misma operación. Tanto la orina como la sangre menstrual salen por la abertura artificial. […] El mismo problema puede surgir durante la menstruación, al acumularse la sangre en la vagina. El resultado es un caldo de cultivo para las bacterias, que pueden causar infecciones en los genitales y las vías urinarias (Brochmann y Stokken 2017, 344-45).
Para acabar, os dejo algunos consejos que me ha aportado el libro y que os quiero transmitir:
- Sed previsoras. Cada vez que salgáis de viaje, sobre todo al extranjero o a un lugar sin farmacias, y sepáis que podéis tener relaciones sexuales, llevad una píldora del día después en el bolso. A veces los preservativos se rompen, los anticonceptivos fallan, etc. Es mejor ir tranquilas. Pero recordad solo deben usarse en caso de emergencia y no pensar que se pueden tomar a la ligera. Protegeos todo lo posible.
- Buscad un buen jabón íntimo. El equilibro de vuestra vagina es lo primero.
- NO sois raras: cada una tenemos una vagina, nos gustan unas cosas, nos funcionan otras y vivimos la sexualidad de una forma.

Tan solo os he querido sacar una muestra de lo que encontrareis en el libro, pero tened en cuenta que es un manual de unas 398 páginas, tenéis información y conocimiento a raudales. A mí me ha sido y me sigue siendo de gran utilidad. Creo que será uno de los libros en los que mejor haya invertido e invertiré de mi vida. Un tranquilizador con forma de libro, así lo llamo yo.

Siento que la “reseña” haya sido tan larga, pero me ha aportado tanto y tenía tal necesidad de compartirlo con vosotras, que no me he podido resistir a extenderme.

¡Un abrazo a todas!

*No es un post patrocinado.


Descubrimiendo la Birchbox de agosto.

¡Hola todos! ¿Qué tal vais? Hoy os vengo a hablar de la cajita Birchbox , de la que seguro muchas ya habéis oído hablar por youtube y r...

¡Hola todos! ¿Qué tal vais?

Hoy os vengo a hablar de la cajita Birchbox, de la que seguro muchas ya habéis oído hablar por youtube y redes varias. Imbuía por toda esa serie de comentarios que hablaban sobre ella decidí probar.
Esta vez he preferido empezar por una suscripción mensual, porque si no me convencía cancelarla sin tener que pagar más dinero del necesario. En Birchbox tenéis tres tipos de suscripción: mensual (10,95€), trimestral (32.85€) y anual (60€), aunque la suscripción se puede cancelar en cualquier momento.
En concreto son cajitas que vienen con cinco mini-tallas de productos cosméticos o de maquillaje, de una selección mensual de unos 12. De entre todos ellos eligen, se supone, los cinco que más se adaptan a cada una de nosotras, teniendo en cuenta la encuesta que rellenamos al inscribirnos en la web. 
He elegido suscribirme a la de agosto sobre todo porque tenía un código (EUCERIN) con el cual añadía al pedido de la cajita una mini-talla del foto-protector de 50 facial de dicha marca y quería probarlo. Básicamente eso fue lo que me llevó a pedirlo, antes de comprar el producto en su talla normal y que no me gustase. 

Las mini-tallas que a mí me han llegado son las que veis en la imagen y las que os iré comentando de forma breve más abajo, aunque algunas no he tenido tiempo de probarlas. 


Protector Eucerin facial.
Factor 50. Textura gel-crema. Está formulado especialmente para las pieles grasas y con tendencia acnéica, por eso su resultado final es mate, seco y duradero en la piel incluso en zonas húmedas. Tiene filtro UVB-UVA, se extiende con mucha facilidad y no deja la típica capa blanquecina en la piel. No tiene parabenos. 
De momento lo que más me gusta es la textura. Mi piel de la cara suele ser mixta, es decir, tengo partes muy secas y otras muy grasas, sobre todo en verano, así que creo que será estupenda para mi tipo de piel. Sin embargo, no puedo hablar aún de su calidad como protector. Cuando la pruebe en serio para salir a la calle o a la playa os haré un comentario por el insta-stories del blog (seguir).
Precio: 50 ml - 11.50€ aprox.


POSTQUAM DNA. Crema de día global.
Esta crema de día está formulada para reactivar las funciones vitales de la piel, actúa como tratamiento antiedad y refuerza la barrera protectora de la piel. 
La textura es bastante ligera y se absorbe muy bien, no es demasiado grasa. La fragancia es deliciosa. 
Quizá mi piel no necesite todavía este tipo de tratamientos, pero está bien conocerla para más adelante. 
Su precio: 50 ml - 35,00€ aprox.

KUESHI. Crema para pies.
Junto al protector facial, creo que es el producto que más me ha gustado. Esta crema de pies tiene una textura súper ligera que se absorbe muy rápidamente. Me la suelo echar por la noche para que así tenga más efecto sobre la piel. De momento solo la he usado dos noches pero han sido suficientes para ver que ya empieza a hacer efecto y que tengo los talones mucho más suaves y menos agrietados. Además el precio de su tamaño normal (100ml) es bastante accesible.
Los componentes que lleva son: aloe vera, aceite de almendras y aceite de té verde (genial como antibacteriano). No está testado en animales, además. Lo recomiendo.
Su precio: 100 ml - 14.95€ aprox.


PARLOR by Jeff Chastain. Champú hidratante.
Se supone que es uno de los champús que utilizan en el salón de este reputado estilista. Yo de momento solo lo he olido, porque me pelo tiene partes secas y partes grasas y como normalmente uso mi champú sólido de LUSH me da bastante pereza ya probar otras cosas que no sean esas y que lleven siliconas y tal. 
Lo bueno del champú es que no tiene parabenos, ni sulfatos. Quizá lo pruebe en la playa, que como tengo que lavarme más veces el pelo siempre se queda más seco. Ya os contaré. Eso sí, el olor es espectacular. Quizá se lo pase también a Pablo, que él si que tiene el pelo seco de verdad. 
Su precio: 147 ml - 22.00€

PEINE DESENREDANTE. 
Este tipo de peines se están poniendo muy de moda en verano para desenredar el cabello cuando está mojado por el agua del mar o de las piscinas y se pone muy frágil. Yo como ahora tengo el pelo corto, pues me desenreda rápido, pero no sé cómo hubiera ido con la cabellera inmensa que tenía antes, con bastantes nudos. Pero no está mal para llevarlo en el neceser de la playa y poder peinar un poco la maraña de pelo que se queda cuando salimos del mar. 
Su precio: 5.90€

HOT MAKEUP DENMARK
Se tratan de unos polvos fijadores mate. Matifican la piel sin resecarla, fijan el maquillaje, dan un acabado luminoso y difuminan imperfecciones o eso dicen en la descripción de la caja. No os puedo decir más que lo que veis y leéis. No he usado nunca base de maquillaje, ni fijadores, ni antiojeras y mi amiga Eva me regaña por querer usarlos. Así que, le preguntaré a ella cómo se aplican estas cosas y cuando lo pruebe, os digo cómo va.  Por cierto: son hipoalergénicos, aptos para pieles sensibles y veganos. Lo qué os puedo decir es que son bastante sutiles al aplicarlos sobre la mano.
Su precio: 11.80€.

Conclusión: para los 10.95€ que me ha costado la caja no me ha parecido una pérdida de dinero. He descubierto algunos productos que no sabía ni que existían y otros que de normal yo por mí sola jamás compraría (como los polvos) pero que al venir en una pequeña talla de esta manera, sí que me animo a usarlos. Ya os digo que los dos productos que más me están gustando son el protector y la crema de pies. También la crema de día, pero de momento mi cara no tiene grandes arrugas. 
Creo que de momento podéis seguir pidiendo esta caja de agosto, así que, os voy a dejar mi link con el que (creo) os hacen un 20% de descuento si entráis desde él. Yo creo que por probar no se pierde demasiado, sobre todo cuando pillas un descuento de este tipo. Si os animáis, espero vuestros comentarios. 

LINK DESCUENTO


¡Nos vemos en la próxima entrada! 
¡Besos!
Aran.


*No patrocinado.

Restaurante 80 grados - Malasaña.

¡Hola a todos! ¿Qué tal? Hoy os vengo a contar un nuevo descubrimiento del que estoy muy contenta. Es el restaurante llamado 80 Grados  q...

¡Hola a todos! ¿Qué tal?

Hoy os vengo a contar un nuevo descubrimiento del que estoy muy contenta. Es el restaurante llamado 80 Grados que cuenta con dos locales en Madrid: uno en Malasaña y otros en Las Tablas.

Este es uno de esos restaurantes que voy apuntando en mi mapita cuando salgo por Madrid con Pablo, para que así, cuando no sepamos dónde ir a comer o cenar siempre tengamos opciones en la recámara. Sin embargo, esta vez la incursión gastronómica no la hice con Pablo, esta vez les tocó a Paco y Eva. 

Ha sido el cumpleaños de Eva y había que celebrarlo cómo correspondía. Decidimos el día para quedar y cuando esperábamos que Eva nos dijera dónde iríamos a comer, porque la norma es que el del cumpleaños elija el lugar, la respuesta de ella fue: "ah,yo esperaba que Arantxa nos recomendara algún sitio rico que haya probado o quiera probar" . Y en esto se ha convertido mi vida amigos desde que no hago más que poner fotos de comida en las redes. Así que me tocó abrir mi mapita y dejarles unos cuantos sitios para que ella eligiera. La decisión de Eva fue: "me gusta el restaurante de los platos fashion". Es decir, el restaurante 80 grados. Y allí nos encaminamos. 

Siempre me da miedo poner mi lista de restaurantes a la gente, porque yo tengo unos gustos y obsesiones que pueden no cuadrar con los del resto, y siento cierta obligación y responsabilidad cuando vamos a ellos por si no les gustan, pero esta vez la elección fue positiva. Vamos, de repetir. Por ello os cuento un poco la mecánica de este restaurante. 

En 80 Grados tienen varias cartas, y esto me gustó bastante: la carta normal, la carta para embarazadas y la carta para celíacos. Aparte, encontramos dos tipos de menú: Menú S (12.50€) y Menú S+ (13,80€). Os hablaré básicamente de los menús del día, porque es lo que mejor iba para nuestro bolsillo y además están muy bien para lo que ofrecen. 
El sistema es el siguiente, tanto en el S como en el S+: tienes 4 apartados: 
- Platos fríos
- Platos calientes
- Platos calientes II
- Postre
Tienes que elegir un plato de cada uno de los apartados más la bebida que está incluida. 
Si queréis saber qué lleva cada uno de los menús podéis pinchar AQUÍ

En nuestro caso os pondré algunos de los platos que pedimos, pero os aviso de que el postre se nos olvidó hacerle la foto, porque cuando llegó tenía tan buena pinta que lo devoramos, somos así.

En mi caso pedí: salmorejo, huevo trufado, mollete y tarta de queso + agua KM0. No me digáis que el bol que trae el huevo trufado no es lo más cuqui que habéis visto en vuestra vida. 

En cuanto al agua que  yo pedí, es agua de Madrid pero viene filtrada y en botella de cristal por el propio restaurante. Me llamó mucho la atención y estaba buena, os lo dice alguien que es una tiquismiquis con el agua y siempre bebe mineral si puede. 

Paco tomó: steak tartar, croquetas de chipirón, ñoquis y tarta de queso + cocacola.


Eva tomó: salmorejo, croquetas de boletus, sandwich de costilla y tarta de queso + cocacola.

Creo que pocas pegas se le pueden poner a los platos. Quizá se me hizo un poco pesada la bola de helado de parmesano que coronaba el salmorejo, pero el resto me encantó. Lo que pude probar de los platos de mis amigos, lo mismo. Creo que volveré una segunda vez para pedir la opción de Paco, porque los ñoquis y el steak tartar estaban espectaculares. 

Y os recomiendo encarecidamente que probéis la tarta de queso, porque en lugar de llevar la típica capa de mermelada de frambuesa o fresa, en esta ocasión lleva un helado de sorbete de frambuesa que le da un toque fresco que lo hace muy especial y agradable de comer. 

Dirección:
Restaurante 80 Grados - Malasaña.
Calle Manuela Malasaña, 10, Madrid.
Teléfono: 914 45 83 51



Si os pasáis ya me contaréis qué os parece.
Un beso,
Aran.

Mis 5 bancos de imágenes free commons favoritos

Esta entrada va dedicada a mi amiga Desi, que se ha planteado de nuevo abrir un blog y anda un poco perdida. Hablando sobre el tema de s...


Esta entrada va dedicada a mi amiga Desi, que se ha planteado de nuevo abrir un blog y anda un poco perdida. Hablando sobre el tema de su blog, acabamos pensando que sería bueno acompañar cada uno de sus escritos con una imagen, y como aquí no somos fotógrafas profesionales, pues lo mejor es tirar de los bancos de imágenes gratuitas y libres. Pero claro, me dijo que no sabía nada del tema. Yo en mis inicios tiraba bastante de estas páginas, ahora es verdad que como muchas veces hablo de restaurantes o de cosas que hago yo, pues las fotos son mías. Pero cuando son escritos solamente, es más difícil tener una foto bonita con la que acompañarlos. 

Sin embargo, el mundo de internet esto lo tiene más que resuelto y estos bancos suelen ser maravillosos espacios donde encontrar fotos perfectas para estos casos. Es verdad que hay que mirar muy bien la licencia que acompaña a la foto, porque a veces no tienen todos los permisos y siempre dar créditos cuando solo cuenten con algunos. Pero normalmente son fáciles de utilizar, de buscar y de descargar las imágenes, además de que todo está muy bien explicado cuando clicamos encima de una de ellas. 

Os dejaré solo algunos bancos de imágenes, porque hay muchísimos y no todos me han gustado. Los que pongo por aquí son los que he utilizado yo o en los que he buscado alguna vez. Tampoco serán demasiados, para no hacer el post pesado. Porque además, cuantas más opciones tenemos, luego más nos liamos a buscar y no encontramos nada. 

Banco PEXELS

 Me gusta especialmente este banco de imágenes por varias cosas: cantidad, especificidad y facilidad. Tienen gran cantidad de fotografías, es cierto que algunas de ellas no son maravillas, pero otras son geniales y te hacen el apaño en el blog. Luego cada imagen, al pinchar en ella, te da todos los datos sobre ella: con qué cámara fue tomada, su tamaño, su tipo de licencia, todo. No hay riesgo a equivocarse al usarla. Y la verdad es que el tamaño de las fotografías es muy grande y eso da mucha calidad. Y por último, el motor de búsqueda se encuentra fácil y es sencillísimo de usar.
Este banco, de hecho, es el que más he usado.

Banco SPLITSHIRE


Este banco de imágenes no está nada mal. Sobre todo si elegís mirar la categoría de Top Photos, donde ponen las fotos más descargadas y valoradas del banco. Son todas gratis. El problema que le veo a esta página es que no me gusta tanto su buscador, porque no devuelve muy bien los resultados de búsqueda. Y eso que siempre busco en inglés (consejo: olvidaos del español en estos bancos, buscad mejor en inglés). Pero si buscáis por las pestañas de categoría, la cosa mejora y hay verdaderas maravillas.

Banco PIXABAY

En este otro banco también encontraréis imágenes magníficas. Comentaros que hay que hacer un registro previo, os vale la cuenta de facebook o de google, y es gratuito. El motor de búsqueda tampoco es de mis preferidos, pero si le dais a la pestaña: "explorar" os salen fotografías muy aprovechables, como la que tenéis arriba. Me convence sobre todo porque te dice el tipo de licencia que tiene claramente y puedes elegir el tamaño en el que quieres descargarte la fotografía. También puedes seguir a la persona que ha subido la foto y así estar al tanto de sus nuevas cargas. 

Banco LIFE OF PIX

Este banco tiene su búsqueda principal dividida en categorías, lo que te puede facilitar mucho el trabajo si tienes claro el texto que vas a escribir. También tiene un buscador de sencillo uso para buscar tus propias palabras. En este caso, cuando pinchas sobre la foto, te da el lugar donde fue tomada y te deja descargarla. También te da un patrón de colores, por si quieres buscar más imágenes que contengan los tonos de la misma que acabas de seleccionar. El problema es que no da demasiados datos sobre la imagen, ni siquiera el tamaño.

Banco UNSPLASH

Photo by Toa Heftiba on Unsplash

Este es el banco que descubrí al empezar a publicar reseñas con El Buscalibros (¡Ah! ¿qué no os he hablado de esto? Tendré que remediarlo en otro post). Es un banco de imágenes muy bueno también, es verdad que ha veces cuando me pongo muy filosófica no encuentro lo que quiero, pero la calidad de las imágenes es imbatible. Os las podéis descargar, no hace falta dar crédito, pero agradecen que lo des. Si pincháis sobre (i) os salen algunos detalles de la imagen como el tamaño.

Todos estos bancos de imágenes tienen fotografías bastante buenas y en tamaños que para los blogs o para el diseño gráfico van geniales. Así que, aunque sé que hay miles de páginas sobre esto, os haya servido al menos a algunos, sobre todo a ti Desi, que la haya escrito. Además, también me viene bien a mí que por una vez voy a tener todas las direcciones a golpe de click.

Un beso,
Aran.

Conociendo los productos LUSH

Aviso a navegantes: entrada terriblemente larga. Conocí la marca LUSH de pasada hace ya muchos años, cuando paseaba mirando escaparates u...

Aviso a navegantes: entrada terriblemente larga.
Conocí la marca LUSH de pasada hace ya muchos años, cuando paseaba mirando escaparates una de las mil tardes que bajaba a mi centro comercial más cercano. Sin embargo, nunca pasé a sus establecimientos porque siempre pensé que solamente vendían bombas de baño, y como yo solo tenía ducha en casa y en las bañeras de los hoteles siempre me ha dado cosa sentarme ahí a tomar un baño, pues creía que no tendrían nada para mí. 
Pero... a la vuelta de unos años y con la veintena ya muy bien cumplida, la ayuda de las redes sociales, youtube y los blogs, me volví a reencontrar con esta tienda, justo cuando ya no había franquicia en mi centro comercial. Murphy y sus gracias. 
Me reencontré con la marca cuando cansada de que mi pelo estuviera cada día peor busqué champús nuevos y diferentes a los típicos de los supermercados. Fue entonces cuando di con la existencia de los champús sólidos de LUSH y decidí acudir a una tienda para que me explicaran mejor, me aconsejaran y, si había suerte, que me recomendaran algo para mi pobre pelo.


Os diré una cosa - y va a parecer que LUSH me patrocina o algo, pero no - y es que comprar en sus tiendas es toda una experiencia, o al menos, en la de la calle Fuencarral (Madrid), que es a la que yo acudo siempre. El trato es inmejorable, y creo que son de las pocas tiendas a las que he ido en las cuales sus dependientas conocen tan bien los productos que venden. 
Me sorprendió y maravilló a partes iguales que la dependienta que me atendió la primera vez, Cris, se acordara de mí la segunda vez que fui, cuando habían pasado bastantes meses entre una visita y otra. 

A partir de aquí os voy a hablar de mi experiencia personal usando algunos de los productos de esta marca, pero quiero dejar claro: 1) que no soy una experta en temas de belleza ni cosmética, 2) lo que a unas nos va bien, a otras os puede ir fatal. Tened eso en cuenta. Por ello siempre recomiendo visitar las tiendas físicas y dejarse aconsejar. 
Bien, hecho el apunte, vamos a ello. En mi primera visita, marzo 2017, arrastré a mi amiga Eva - a la cual también he hecho fan de la marca. Ella solo iba de acompañante y al final, picó - y en teoría yo solo iba a por un champú sólido. La teoría siempre es muy bonita.
La dependienta que me recibió me preguntó por mi pelo, los problemas que quería solucionar y mis gustos sobre olores. Me recomendó el champú sólido Seanik (8.95€/ 55gr), una pastilla con base de algas, sal marina y limón que prometía mantener mi pelo limpio por más tiempo, y darle brillo y volumen. Me ha durado aproximadamente cuatro meses la pastilla.
Resultado: antes de usarlo tenía el pelo apagado y muy débil, incluso las peluqueras me lo decían. Después de usarlo desde marzo, me aguanta limpio tres días, no tengo tanta grasa y lo mejor, está más fuerte y ha empezado a crecer más pelo nuevo. Encantada estoy. Es cierto que la dependienta me avisó de que el pelo estaría algo más seco al usarlo, sobre todo hasta que lograra quitar todas las siliconas que había en él de champús anteriores. Sigue estando algo seco, pero quizá con un acondicionador que no engrase, ni apelmace, esto se resuelva. Pero no me ha irritado nada el cuero cabelludo. En mi última visita me dieron una muestra de suavizante Happy Happy Joy Joy, os contaré cuando la pruebe.

Compré también el exfoliante labial Bubblegum (7.50€/ 25gr). Me lo recomendó Eva, porque lo había usado de una amiga y le había llamado la atención que fuera un exfoliante comestible. Me creó la necesidad y tuve que probarlo. No es agresivo con la piel del labio, y eso que mis labios son lo más delicadito del mundo, sabe a fresa y como digo, se puede comer. ¿Qué más queréis, chatas? Eso sí, yo lo conservo en la nevera.

En esta compra, y como viene siendo habitual en LUSH, me dieron una muestra: mascarilla Dont look at me (9.95€/75gr) Es una mascarilla/exfoliante fresca que hay que conservar también en la nevera y que está compuesta por: arroz molido, zumo de limón, nerolí y aceite de pomelo. La verdad es que después de tenerla de 10/15 minutos en la cara y retirarla, la piel está más suave y no es nada agresiva. Nada de rojeces. Aunque no sé si me termina de convencer su fragancia, tendré que probar otras.

Los productos de los que os hablaré a continuación son regalos de cumpleaños de Paco y Eva. Sumaron otro Seanik a mi colección y me regalaron un exfoliante corporal y las muestras de una crema de ducha.

El gel de ducha exfoliante Rub, Rub, Rub (11.95€/330 gr) me encantó. Desde su olor hasta como deja la piel de suave. Me he hecho fan de él, lo confieso. Se puede usar incluso en el cabello para que éste coja más volumen. Su base son sales marinas y zumo de limón. Sin duda lo compraré de nuevo cuando se gaste.
La crema de ducha Yummy Tummy, que pertenecía a una edición limitada. Su base: manteca de cacao, absoluto de tonka (?) y aceite de naranja. Cuando te duchas con ella el baño guarda el aroma durante horas, como la piel. Resultado: piel suave y perfumada. Sin embargo, el olor tampoco me convence, aunque a mí me suelen gustar los olores dulzones para los geles - no así para las colonias - este no me ha enamorado.

Hasta aquí los productos de LUSH de los que os puedo hablar. Como veis, los resultados son todos positivos, solo tengo algún problema con algunos aromas, pero esto es ya cosa mía personal, que soy especialita.
En próximas visitas quizá pruebe a comprar alguna barrita de masaje, puesto que me da mucha curiosidad, y tal vez, la crema de manos o corporal.
Solo queda decir que me he aficionado tanto a los productos de esta marca que he contagiado a mis amigas. Creo que a base de oírme les he creado la necesidad de ir y probar los productos. La última que ha sucumbido ha sido Selene, con el acondicionador American Cream, y creo que estaba muy feliz.

Solamente recordad que LUSH no testa en animales, es vegetariana, hecha a mano, sus envases son reciclables, sus productos de comercio justo, frescos y naturales, y con autoconservantes, eso ayuda a que solo tengan que usar los mínimos conservantes sintéticos.

Y después de este horror de entrada más larga que un día sin pan, vosotros qué, ¿habéis probado algún producto de LUSH?

Un beso.

Aran.

P.D: perdonad las fotos, pero no salía nada mejor :(

Cualquier excusa es buena...

Cualquier excusa es buena... para quedar con las personas que te importan. Y si no fuera por esas quedadas casi espontáneas, no sé qué ...


Cualquier excusa es buena... para quedar con las personas que te importan. Y si no fuera por esas quedadas casi espontáneas, no sé qué sería de mí muchas veces. 

Es cierto que siempre he sido una persona bastante solitaria, y lo sigo siendo, a la que siempre le ha gustado tener tiempo para sí misma y estar tranquila, pero es verdad que desde que empecé a hacer la tesis, hay cada vez más momentos en los que necesito parar, incluso en mitad de la semana y pedir a alguien que saque un rato para tomarse un café conmigo. Creo que mi mente se satura de tanta información y necesita aire para oxigenarse y palabras de otras personas para no tener las líneas de investigación de la tesis en la mente como único tema de conversación. Aunque, claro, como todo tesista, cualquier minuto de tiempo que no dedicas a la tesis es luego un puñal de remordimiento clavado en la conciencia, pero bueno. 

También es cierto que mi grupo de amigos no es lo que se llama amplio, han salido y entrado personas, y con el tiempo he ido estrechando lazos con aquellas con las que al principio solo asentía, me reía o soltaba solo frases sueltas (¿verdad, Paco, Eva?). Ahora puedo estar hablando con ellos durante horas y horas. O cansándoles la cabeza, pero eso ya se lo preguntáis a ellos. Y de verdad os digo que siento liberación, porque me siento yo. 
Entre esas nuevas personas que he conocido esta Desi, o podemos llamarla, mi luz cubana. Es de esas personas que te aportan paz con solo estar con ellas unos minutos. No es que haga nada en especial, es algo especial que ella tiene. Nos vemos poco, pero últimamente cuando nos vemos, el tiempo pasa volado y cada vez, o eso siento yo, nos contamos muchas más cosas y más importantes. 
Luego está Selene, la eterna mujer de la paciencia por hangouts, la que se come textos y textos enteros con mis crisis existenciales. Pero ella ahí sigue, al pie del cañón, a pesar de que cada vez nos distancian más kilómetros. Pero ella me entiende muchas veces mejor que nadie, sobre todo con nuestra compartida ansiedad social, ¿verdad, querida? 
Otras personas como Carlos, que ya no sé si tiene la categoría de hermano o de amigo, es de esas que pasan de las redes sociales y de todo cachivache electrónico, pero que cuando mandas la voz de alarma, ahí está. Siempre.
También está Claudia, con la que voy por rachas, igual hablamos muchísimo durante meses y luego muy poco, pero tiene la capacidad de liarme y motivarme para que siga haciendo cosas en las que ni siquiera había pensado. 
Hay más gente, de amigos, de familia, con los que puedo contar. Pero este mes, que ha sido un mes crítico, son los que han sabido reaccionar a mis ataques de estrés y de angustia, y han tirado de mí para que siguiera adelante mandándome toda la positividad posible y ayudándome a sacar todo de dentro. 

Y aunque este post esté siendo más largo de lo habitual, si hay alguien que se está comiendo a grandes cucharadas mi mal humor, mi ansiedad y mi negatividad, ese es Pablo. Este mes hemos vivido una pendiente constante, sobre todo porque yo no he visto demasiados días luz, pero tengo que agradecerle que no haya tirado la toalla aunque todo se haya puesto muy oscuro.

Creo que ya lo dejo por hoy, el cambio de tiempo y otras cosas fisiológicas me han debido poner reflexiva y sentimental... Os dejo ya de dar el coñazo.

Solo gracias a todos los que nombro (y a los que no), por haber estado ahí este mes. 

Aran.

Mime et moi: todos los zapatos en uno.

¡Hola a todos! ¿Qué tal vais? Pues yo un año más vieja... Ayer fue mi cumpleaños, 27 me han caído... Pero no era de mi edad de lo que v...

¡Hola a todos! ¿Qué tal vais? Pues yo un año más vieja... Ayer fue mi cumpleaños, 27 me han caído...

Pero no era de mi edad de lo que vengo a hablaros hoy, vengo a compartir con vosotros un descubrimiento que he hecho mirando por Twitter en un rato de aburrimiento. Quizá muchas de vosotras ya las conocíais. 



He dado con una marca de sandalias a las que les pueden cambiar los tacones. Es decir, para mí son las sandalias todo en uno, porque puedes tener tacón alto, tacón fino, tacón ancho, tacón bajo, ir plana, todo en la misma sandalia y simplemente con un cambio de tacón. Me parece el invento del siglo, porque ya no tienes que ir cargada con un par de manoletinas para cambiarte, con que lleves los tacones que quieres ponerle cuando te canses de los altos, es más que suficiente. ¿Qué os parece el invento? A mí una genialidad.

He visto que ahora mismo están llevando a cabo un crowfunding de estos, y que si te haces mecenas te mandan a casa: un par de sandalias con el tacón plano (3cm) y además puedes elegir de entre todos los que tienen otro par más de tacones de la altura y forma que tú quieras. También te mandan una bolsa para guardar los zapatos y otra bolsa para guardar los tacones ¿Qué os parece? Hay más tipos de recompensas dependiendo de la aportación que se haga, pero esta es la que corresponde a la aportación más baja (125€ + envío).



Les quedan ahora 21 días de campaña, pero va a salir sí o sí porque han logrado el dinero que pedían. Así que, si queréis haceros con unas, todavía estáis a tiempo. Yo me lo sigo pensando, porque solo pensar que puedo ir con dos zapatos casi a la vez sin cargar con otros en el bolso... me parece espectacular. Además, podéis elegir la sandalia que queráis de toda su tienda online. 


Este post no está patrocinado, simplemente me pareció interesante compartirlo con vosotras y ver qué opináis. 

Os dejo aquí el link de la campaña de kickstarter.

Hasta pronto,
un besote,

Aran.